Una nueva forma de emprendimiento deportivo

¿Cómo surge Sportmadness?

Desde que en 2012 creamos Sportmadness sabíamos que nuestra visión era distinta a la habitual. Estábamos convencidos de que la tecnología, los procesos y mejorar la experiencia del usuario eran las claves para construir una empresa líder dentro del sector del deporte amateur.

A partir de ahí empezamos poco a poco. Muy poco a poco. Sin planes y experimentando en primera persona un sector duro y poco profesionalizado. La visión se mantenía intacta y seguíamos siendo conscientes de que a largo plazo y haciendo las cosas bien (aportando valor) conseguiríamos nuestros objetivos.

Para ser una empresa líder a nivel global necesitábamos crecer. Y nos dimos cuenta de que solos no podíamos hacerlo, que necesitábamos de mucho apoyo para lograrlo. Y esto nos dio una gran oportunidad; ayudar a miles de personas a que puedan cumplir su sueño de realizar un emprendimiento deportivo y dedicarse de manera profesional a su pasión; el deporte.

Kickoff Sportmadness 2018

Comunidad Sportmadness durante el Kickoff anual.

Para empezar, hicimos una búsqueda de los conceptos similares que hubiera en todo el mundo y vimos que no había nada como lo que teníamos en la cabeza. Eso era bueno y era malo. Era bueno porque nos permitía ser pioneros y era malo porque no había espejo donde mirarnos. También dejaba dudas porque nadie antes había demostrado que un modelo como este tuviera éxito.

A partir de ahí empezamos a diseñar nuestro modelo de emprendimiento deportivo. Teníamos claro que el principal objetivo era que otras personas pudieran vivir de la gestión deportiva y ofrecer las mejores experiencias deportivas a sus clientes finales. Y sabíamos en primera persona cuáles eran los dolores que teníamos que cubrir para apoyar el éxito de nuestros clientes.

Pensamos detenidamente qué necesitarían estas personas para tener éxito y las respuestas fueron muchas; tecnología, procesos, servicios innovadores, una marca potente… Poco a poco fuimos (y seguimos) confeccionando y mejorando el modelo. Esta mejora continua es algo que nos define y que nunca vamos a dejar de lado.

Alejandro, un apasionado del deporte dedicado al emprendimiento deportivo.

Alejandro García Sportmadness

Alejandro García empezó su propio camino en el sector en 2012, a través de una pequeña empresa de gestión deportiva situada en Las Rozas de Madrid, llamada Sportmadness. A partir de ese momento, el negocio fue creciendo localmente hasta darse cuenta de la viabilidad del modelo para ser replicado en otras partes del mundo. Fue entonces cuando Alejandro dio el salto hacia lo que hoy en día es Sportmadness. Una comunidad de apasionados por el deporte con un elemento común, el emprendimiento deportivo.

En febrero de 2017 consideramos que estábamos listos para lanzar una primera versión de nuestro producto y tuvimos la suerte de que pocos meses después, en mayo de 2017, dos jóvenes apasionados del deporte confiaron en Sportmadness para empezar con su emprendimiento deportivo. Con ellos, Beñat Lopetegi y Aratz Irigaray, abrimos la primera franquicia. Sportmadness Guipúzcoa era una realidad.

Beñat y Aratz conformaron la primera delegación Sportmadness en 2017.

A día de hoy, podemos mirar hacia atrás y ver, con mucha alegría, que ellos están teniendo éxito con el modelo Sportmadness y que además cada día somos capaces de ofrecerles un mejor servicio y ayuda para que su negocio siga creciendo.

Por supuesto ni ha sido fácil ni lo va a ser. ¿Hay algo en esta vida que tenga valor y sea fácil? Pero no nos asusta la tarea. Seguimos manteniendo viva la visión e ilusión inicial y vamos a seguir ayudando a miles de personas a que realicen su emprendimiento deportivo y hagan crecer su propio negocio de gestión deportiva. Cuantas más franquicias seamos, a más gente llegaremos y más cerca estaremos de cumplir nuestra misión; ofrecer las mejores experiencias deportivas. Estamos en el camino.